La canción de las Flores Dolientes

     El peso de la tradición no es siempre sencillo de llevar. Es fácil amoldarse a los usos que siempre se han dado sin cuestionarse por qué son las cosas como son, sin plantarse uno a analizar si de verdad es lo mejor, lo más adecuado, lo más práctico, lo más justo. La aprobación del rebaño que no se cuestiona lo establecido es cómoda y plácida.
     A veces surgen voces críticas con los usos y costumbres tan arraigados que se dan por sentados; incómodas, incisivas, peligrosas. Los cambios no son fáciles. Tener al lado a alguien que exhibe un criterio propio insultante basado en análisis y razonamientos que los demás han pasado por alto con ahínco resulta, muchas veces, en una cerrazón producto de la vergüenza.
     La canción de las Flores Dolientes se entona en estas voces que desafían lo impuesto y que pagan el precio con su sangre, su cordura o su misma existencia. Esta canción se compone de una leyenda, una crónica y un himno que transcurren en un mundo tan olvidadizo como el nuestro, tan ciego a su pasado y tan apegado a la ignorancia que pareciera que la verdad es un veneno que hay que evitar buscar a toda costa.

La leyenda de la bailarina ciega

Sinopsis

    Los tramperos de Khad conocen su bosque. Creen que los lobos son responsables de que la luna siga danzando en el cielo. Creen que cada uno debe ser capaz de procurarse su propio alimento. Saben que Khad no es un lugar seguro y que, además de cazadores, pueden también ser presas. Saben que el tiempo es distinto en Khad.

 

   Los hechiceros del Imperio tienen sus propias teorías sobre el tiempo y cómo se teje. Sin embargo, su conocimiento se ha torna-do en una suerte de curiosidades inútiles, en el nuevo mundo libre de Aberraciones. Los últimos en terminar su formación no tienen ya oportunidad de ganarse la plata, ni las estrellas. No pertenecen a este mundo.

 

   De Arcania a Arthelusa, la tradición y las normas deben ser revi-sadas. Sobrevivir quizá dependa de ser capaces de cambiar.

La leyenda de la bailarina ciega se adentra en lugares donde el tiempo es distinto y las leyes de la física se subyugan a otros poderes a los que no se puede poner nombre. Los cuentos son el poso de la memoria de un pasado terrible; la Historia misma ha servido a quienes la escribían para olvidar y hacer olvidar. Esta desmemoria colectiva disfrazada de conocimiento fiable despliega su peligrosidad a la luz de quienes se atreven a cuestionarla, desde el bosque a la tundra, con sus voces disonantes capaces de destapar realidades incómodas.

Multimedia

Crónica de la Ciudad Baldía

Febrero de 2022

Himno (nombre provisional)

Febrero de 2023

© 2017 by M.C. Arellano.

  • Amazon - Círculo Negro
  • goodreads-128
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Black Circle